Homemade Doughnuts

Las donas son lo máximo, creo que todos podemos estar en paz y de acuerdo con eso. En cualquier presentación son deliciosas, no importa con qué las rellenen o decoren; el único problema es que no siempre queremos algo tan grasoso o en su caso frito, y por eso ésta receta es tan increíble. Tiene todo lo delicioso de una dona y su glaseado ¡sin tener que preocuparnos por esas calorías extra! Digo, aun así engordan mil, no empiecen a incluirlas en su dieta diaria, eh.

Estas donas horneadas tienen una textura de panqué, muy suave, con agradables notas de mantequilla y vainilla. El glaseado es cremoso, y ayuda a mantener la humedad de la dona, además de que es muy entretenido crear diferentes colores y sabores o sea la parte en donde dejan al niño chiquito participar para que deje de fregar.

Esta receta es inmensamente distinta a la de las donas tradicionales, porque para empezar estas no se amasan, se baten, para luego ponerse en moldes de dona y ser horneadas; he trabajado en pruebas de donas amasadas horneadas, pero hasta ahora ninguna me ha encantado. En cuanto tenga una receta que me satisfaga totalmente, obvio se las comparto.

Ok, es hora de ponerse el delantal, ¡horneemos!

INGREDIENTES –
  • Masa
    • 2 2/3 tazas de harina para repostería
    • 1 1/2 cucharadita de polvo para hornear
    • 1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio
    • 3/4 cucharadita de sal
    • 1/4 de taza (50 gr.) de mantequilla sin sal – derretida
    • 1 cucharadita de vinagre blanco
    • 1/4 de taza de aceite vegetal/oliva
    • 3/4 de taza de azúcar refinada
    • 1 cucharada de extracto de vainilla puro (o 1 vaina de vainilla)
    • 2 huevos a temperatura ambiente
    • 1 taza de leche entera – a temperatura ambiente
  • Glaseado
    • 1 1/2 tazas de azúcar glass
    • 3 cucharadas de mantequilla sin sal – derretida
    • 1 cucharadita de extracto de vainilla puro
    • 2 cucharadas de crema para batir
    • 1 cucharada de leche entera
    • Colorantes y grageas – opcional, pero recomendado porque se ve super cute ❤
PROCESO –
  1. Precalentar el horno a 300ºC
  2. Combinar el vinagre con la leche, es lo que nos da el buttermilk.
  3. Cernir en el mismo bowl la harina, polvo para hornear, bicarbonato y sal. Dejar de lado.
  4. En el bowl de la batidora, colocar la mantequilla derretida, aceite, azúcar y vainilla. Batir hasta que tenga una textura homogénea y suave.
  5. Añadir los huevos, uno a la vez, hasta que se incorporen perfectamente con la mezcla.
  6. Incorporar (en velocidad baja) la harina y el buttermilk. Añadirlos de manera alterna empezando con la harina y acabando con ella.
  7. Es importante NO mezclar de más la masa. No queremos sacarle el aire.
  8. Untar mantequilla en cada orificio del molde para donas, transfieran la masa a una manga repostera y llenar cada orificio a 1/4-pulgada del borde. Menos de la mitad, pues.
  9. Bajar la temperatura del horno a 280ºC ¡y hornear!
  10. Deben estar listas en unos 7 – 8 minutos, o hasta que insertes un palillo a cada dona y salga limpio.
  11. Transfiere a las donas a una rejilla para dejarlas enfriar completamente. Súper prohibido ponerles el glaseado mientras estén calientes.
  12. Hablando del glaseado, es hora de prepararlo. En un bowl, bate a mano el azúcar glass, la mantequilla derretida, extracto de vainilla, crema para batir y la leche entera. Bate todo enérgicamente hasta que no tenga ni un solo grumo. Si crees que está muy aguada, añade mas azúcar glass; en cambio, si está muy dura añade mas leche.
  13. Aquí la parte divertida. Separa el glaseado en diferentes bowl y dale color/sabor a cada uno. Al tener los glaseados que deseas, deja caer un lado de la dona en el glaseado hasta que esté totalmente cubierta hasta la mitad, retírala y deja reposar mínimo 20 minutos.
  14. A mi me gusta rallar un poco de chocolate blanco sobre las donas, o colocar escarcha comestible y grageas.
  15. Compártelas con todo el mundo para presumir que sabes hacer donas.

Espero adoren esta receta tanto como yo, nunca sobrevaloren el llegar con estas donas a alguna reunión ;). Si les gustó y no pueden esperar a correr hacia la cocina y hornear, ¡me cuentan sus resultados! Y si creen que hay alguien que amaría tener esta receta a la mano tanto como ustedes, no olviden compartirla.

¡Gracias por leer!

Ricardo.