Mini Doughnut Cookies.

No hay nada más bonito que el olor de galletas recién horneadas en la casa, ¿no creen? Y no importa cuantas velas intenten crear para copiar este olor, es simplemente imposible igualarlo. Bueno, esa es la primera razón por la que tienes que intentar esta receta; su primer gran punto a favor es que crea una acogedora atmósfera, va perfecto con ese outfit de fin de semana que consiste de tus más cómodas pijamas y pantuflas. El segundo punto a favor es que están deliciosas, y el tercero que están super cute (ノ◕ヮ◕)ノ*:・✿✧.

Son bastante sencillas de hacer, no necesitas tantos ingredientes y en aproximadamente menos de 2 horas las tendrás listas.

¡Horneemos!

Ingredientes –
  • Masa
    • 2 tazas de harina para repostería
    • 3/4 cucharadita de sal
    • 2 barras de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
    • 1/2 taza de azúcar glass
    • 1 cucharadita extracto de vainilla
    • 1 cucharadita extracto de almendra
  • Glaseado
    • 500 gramos de azúcar glass
    • 2 1/2 cucharada de merengue en polvo (puede sustituirse por cremor tártaro)
    • 1/4 de taza de agua fría
    • Colorantes
Proceso –
Para la masa de galletas:
  1. En un pequeño bowl, cernir la harina y la sal. Acremar la mantequilla en la batidora hasta que su textura sea suave y ligera. Poco a poco agregar el azúcar glass, e incorporar ambos extractos. Bajar la velocidad de la batidora al mínimo, agregar la combinación de harina y sal hasta que la harina esté totalmente incorporada y la masa se unifique.
  2. Ahora, separa la masa en dos porciones del mismo peso. Envuelve ambas en film plástico y deja la masa reposar en el refrigerados hasta firme (aproximadamente 1 hora).
  3. Una vez que la masa esté firme, precalienta el horno a 180ºC (queremos hornearlas delicadamente, no mandarlas a caminar por Monterrey en verano). Con el rodillo, extiende la masa hasta que esté delgada, tipo 1/4″ de grosor. Usa un cortador de galleta de círculo para darle forma de dona y un cortador de círculo más chico para el hoyo de en medio.
  4. Coloca las masa cortada en una charola con papel encerado o engrasa alguna charola con mantequilla y harina. Refrigera la masa de nuevo por 30 minutos (esto les permite mantener mejor su forma). Pasado este tiempo, hornea de 9-10 minutos o hasta que estén doradas. Transfiere las galletas a una rejilla para que se puedan enfriar.
Para el glaseado:
  1. Combina y cierne el azúcar con el polvo de merengue, luego agrega 1/4 de taza de agua fría hasta que todo esté totalmente combinado. Separa el glaseado en mínimo 2 bowls, y dales el color que deseas tengan tus donas.
  2. Coloca el glaseado en mangas reposteras y ya que las galletas se hayan enfriado, ¡decora!
  3. Una vez puesto el glaseado en la galleta, utiliza un palillo para suavizar la textura y reventar cualquier burbuja que se haya podido crear en la superficie.
  4. Rápidamente coloca las grageas de tu elección sobre el glaseado y deja que se seque totalmente.

¡Así de fácil! Intenta esta receta cualquier día que tengas algunas horas libres; en lo personal, les comparto que unas galletas recién horneadas alegran cualquier día, al menos alegran los míos :).

¡Gracias por leer!

Ricardo.