Strawberry White Chocolate Cupcakes

Hornear cupcakes (o quequitos, si como yo son de Monterrey), me hace feliz. Suelen ser sencillos de hacer, y su encanto, para mi, recae en todas las distintas formas en las que se pueden hacer / decorar, toda la gama de ingredientes que se pueden utilizar y lo increíblemente fotogénicos que son╰(◡‿◡✿╰). Además comerte 5 de estos se siente menos problemático que comerte 5 rebanadas de pastel hahahaha. 

En esta ocasión prepararemos un pan de vainilla con trozos de chocolate blanco y para el betún haremos un buttercream de vainilla, también. Además, para esta entrada les platicaré un poco sobre mis sets fotográficos; existe la idea que para crear resultados estéticos es indispensable contar con luces, fondos y props caros, cuando en verdad podemos lograr un acabado profesional con lo que tenemos en casa.

Pero antes de armar nuestro set, es hora de ponernos el delantal ¡y hornear!

Ingredientes –
  • Masa
    • 2 1/2 tazas de harina para repostería
    • 1 1/2 cucharadita de polvo para hornear
    • 1/8 cucharadita de sal
    • 125 gramos de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
    • 1 1/2 taza de azúcar refinada
    • 3 huevos
    • 1 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
    • 75 ml de leche entera al tiempo
    • 125 gramos de chocolate blanco
  • Buttercream
    • 5 claras de huevo, a temperatura ambiente
    • 120 gramos de mantequilla, a temperatura ambiente (es muy importante que no esté ni dura ni líquida)
    • 175 gramos de azúcar refinada
    • Semillas de 1 vaina de vainilla
Proceso –
Para el pan:
  1. Precalentar el horno a 180ºC.
  2. Acomodar los capacillos en una charola estándar para hornear cupcakes.
  3. En un bowl mediano, cernir la harina, el polvo para hornear y la sal; dejar de lado.
  4. Acremar la mantequilla y el azúcar hasta que tenga una textura suave, ligera y cremosa. Añadir uno a uno los huevos, dejando que se incorporen perfectamente a la combinación de mantequilla y azúcar.
  5. Añadir el extracto de vainilla.
  6. Lentamente agregar los ingredientes secos alternando con la leche, hasta que se incorporen.
  7. Por último, agregar el chocolate (si es chocolate en barra y no chispas, trocéenlo) a la masa y revolver con un miserable.
  8. Divide la masa uniformemente en los capacillos y hornéalos por 15-18 minutos. Al acabar este tiempo, o cuando estén dorados y la superficie rebote a tu gentil tacto, retirar del horno y permitir que se enfríen en la rejilla completamente.
Para el betún:
  1. Coloca las claras de huevo y el azúcar en un recipiente resistente a prueba de calor y coloca dicho recipiente a “baño maría” (es importante que el recipiente con las claras no toque el agua, el punto es que sea el vapor que calienta los ingredientes dentro del recipiente).
  2. Revolver con un globo el azúcar y las claras para evitar que se cuaje la mezcla. Estará listo cuando frotes la mezcla en tus dedos y no sientas ningún gránulo de azúcar.
  3. Retira del calor y bate la mezcla en alta velocidad (con el aditamento de globo) aproximadamente 10 minutos, hasta crear picos firmes.
  4. En este punto, empieza a añadir la mantequilla (previamente cortada en rectángulos) muy lentamente. Si notas la mezcla demasiado aguada, colócala en el refrigerador unos 15-20 minutos, y vuelve a batir.
  5. Una vez que esté lista, añade las semillas de la vaina e incorpora suavemente con un miserable.
  6. Si lo prefieres, este es el momento para añadir colorante (artificial o natural si decides hacer puré de frambuesa, por poner un ejemplo)
  7. ¡Diviértete y decora! La única manera de equivocarte al cocinar, es si no lo disfrutas :).
Set fotográfico –

No les miento, después de terminar de cocinar los cupcakes, no tenía idea que haría para tomar la foto. Una idea era al fin comprar una tabla de mármol, pero es demasiado costosa; también pensé en comprar flores, cartulinas y demás artículos, pero ya no contaba con el tiempo suficiente para salir y abastecerme de props. Por lo que tuve que hacer lo que acostumbro, fijarme con detenimiento en todos los artículos con los que cuento en casa, y tratar de armar mi set.

Necesitaba un fondo, por lo que usé papel encerado café; un recipiente llamativo para los cupcakes, que en este caso fue uno que mi Mamá me heredó (perteneció a su bisabuela); para el relleno de fondo, agarré las flores sintéticas del florero y por ultimo unos hermosos sobres que una buena amiga me trajo de su viaje por Asia, en los que escribí la receta. Estos últimos artículos ayudan a crear profundidad, mayor atención al objeto principal, intención e historia al retrato.

Mi luz favorita siempre será la natural, no directa, sino a través de un vidrio. Elijan un espacio dentro de su hogar en donde haya una luz natural preciosa ¡y armen su set!

Más importante que un equipo fotográfico caro, el uso inteligente de recursos y la creatividad es lo que en verdad crea una hermosa imagen. Juega con los ángulos de cada artículo que hayas seleccionado hasta encontrar el perfecto, y no tengas miedo de ser un poco “sucio” con tu set, a veces eso es justo lo que ayuda a dar ese toque más apegado a lo real y menos a lo producido (pero yo amo ambos espectros).

Es un gusto compartir mi proceso con ustedes; no duden el compartir el suyo comigo.

¡Gracias por leer!

Ricardo.